Flores de Bach para mascotas

Cuando se utiliza esta terapia para nuestros amigos los animales, hay que tener en cuenta que éstos no filtran sus emociones a través de la razón, como pueden hacer los humanos, sino que lo que sienten o desean lo expresan en el momento presente. Ellos suelen trasmutar los estados de ánimo de sus dueños, por tanto es conveniente analizar esto antes de que el animal ingiera las Flores de Bach, así como el entorno que les rodea y su situación. Las mascotas están muy influenciadas por el ambiente en el que viven, y dependen en gran medida de la forma de comportarse de los habitantes de la casa.

Los síntomas que una mascota presenta cuando psicológicamente no está bien pueden ser variados; por ejemplo, si sufre accesos de tristeza, melancolía, soledad, temor (escondiéndose debajo de los muebles en presencia de propios y extraños), carácter extremadamente agresivo o hiperactivo, si se estresa al salir de casa o viajar cuando normalmente no le suponía ningún problema, o se muestra huidizo ante ruidos y estruendos. También una situación clave para su salud mental es la llegada de nuevos inquilinos a la casa, como puede ser un bebé u otra mascota. Es ese el momento en el que debemos plantearnos el llevar a nuestra mascota a un terapeuta para atajar el problema lo antes posible, no hay que esperar a que estos trastornos se transformen en una enfermedad.

Las Flores de Bach son una terapia reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se trata de una lista de treinta y ocho plantas para ser administradas a pequeños animales, cuyas patologías pueden variar desde la ansiedad, los nervios, los posesivos y dominantes, hasta los demasiado pasivos, miedosos y depresivos. Aunque se pueden dar estas flores a cualquier animal doméstico, lo cierto es que mayoritariamente se aplican a perros y gatos, pues son los más numerosos y los que mejor las asimilan. Se les pueden administrar gotas cuatro veces al día directamente sobre la lengua, pero siempre cuidando que no la toque para no contaminar el gotero. La forma en que se hace esto debe ser muy cuidadosa, ya que pueden estresarse con facilidad y rechazar las tomas, especialmente los gatos.

Hay otras formas alternativas de suministrar las gotas, que los expertos recomiendan particularmente. Se trata de colocarlas en el agua del bebedero del animal, mezclando con el agua una media de diez gotas de la esencia. Cada vez que el agua de la mascota se cambie, deberán servirse diez gotas más; les suele gustar esta bebida, por lo que en el momento en que se nos olvide, serán ellos mismos los que nos avisen de alguna forma. Incluso si se tienen varios animales y el que debe consumir es uno solo, no existe ningún problema en que los otros también reciban los beneficios de las Flores de Bach, ya que se trata de equilibrar emociones a través de estas gotas; por tanto, no les harán ningún daño, más bien les ayudará a armonizar aún más su carácter.

Es importante saber que ante cualquier cambio de actitud en la mascota, lo primero que hay que hacer es llevarlo a un especialista veterinario, para que determine qué tipo de tratamiento ha de tener. Las terapias llamadas holísticas, donde se incluyen las Flores de Bach y otras como la acupuntura, fisioterapia o reiki, son tratamientos alternativos que muchos profesionales están realizando actualmente, puesto que son naturales, no tienen efectos secundarios y su porcentaje de éxito se equipara a la medicina tradicional. Principalmente, tratan de analizar el entorno del animal para determinar las causas de su mal, y así poder combatirlo eficazmente con el menor daño posible para la mascota.

También te interesará

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.